Cuando un cliente quiere aumentar la potencia contratada de su vivienda será porque es insuficiente para la cantidad de aparatos que conecta. Esta situación puede deberse a varios factores como el cambio en las necesidades del usuario, las personas que habiten en la vivienda o la compra de un electrodoméstico que requiera más potencia.

El Interruptor de Control de Potencia (ICP) es un sistema que permite cortar el suministro eléctrico cuando la potencia contratada es sobrepasada. Esto ocurre al conectar varios electrodomésticos a la vez dado que el término de potencia resulta ser insuficiente.

Los nuevos contadores digitales incorporan este ICP dentro del propio aparato de medición, al contrario de lo que ocurría con los contadores analógicos que lo tenían instalado en el cuadro de mando y era de fácil acceso para el cliente. El cambio de contadores tiene que finalizarse el 31 de diciembre de 2018 en toda España.


Publicado: 24 de Mayo de 2017